Saltar al contenido
DEBUDA
Zen

Decoración hygge, felicidad en tu hogar

Hygge decoración

¿Alguna vez te has sentado en el suelo frente a una chimenea? ¿Tal vez sobre una alfombra, leyendo un libro? Esa sensación tan placentera que sentiste es lo que los daneses denominan hygge, un término que alude al confort y la comodidad, pero que va aún más allá.

El concepto de hygge decoracion se está extendiendo rápidamente y cada vez se escucha más. Teniendo en cuenta que Dinamarca está considerado como el país que es más feliz del mundo, hablemos un poco más acerca de esta forma de decorar y potenciar la felicidad en las pequeñas cosas.

¿Hygge que es?

Esta palabra danesa acaba de llegar al mundo de la decoración, y lo ha hecho con fuerza. Se utiliza en danés para referirse a algo realmente acogedor, que lleva el bienestar a un nivel superior. Por ello, algunos hablan del hygge danés como el paso definitivo a un estado de felicidad absoluta a través de la decoración.

¿Hygge que es?

La decoración hygge es convertir nuestro hogar en un lugar donde las preocupaciones no existen. Un sitio donde limitarse a estar relajado y tranquilo. Podemos decir que es lo más parecido que hay en Europa al Zen japonés. Aunque se trate de estilos basados en técnicas muy diferentes.

Hygge decoración, la receta de la felicidad


Hygge decoracion

Podemos distinguir una serie de elementos que resumen el estilo hygge. Aspectos como la luz o los tejidos tienen su importancia, al igual que ocurre en otro tipo de decoraciones, aunque se le da más importancia a detalles como disfrutar de la soledad a la vez que se busca un equilibrio con la vida social.

También es interesante el hecho de que en el hygge las personas son lo primero, algo que muchas veces se olvida cuando se decora una estancia. Esa es la clave por la que este tipo de decoración está ganando enteros a un ritmo vertiginoso.

Crear espacios en los que alguien se sienta a gusto es mucho más simple de lo que algunos piensan. Más allá del diseño, lo que el hygge busca es que nos sintamos cómodos en el entorno en el que estamos, sea sentándonos en un sillón, tumbados en la cama o frente a la mesa de la cocina cuando picamos algo.

Por eso, cuando se le pregunta a alguien que lo ha probado sobre que es hygge siempre saldrá una palabra de su boca: felicidad.

Los colores que debes utilizar para una decoración hygge

La claridad es esencial en este concepto decorativo. Usar colores claros ayuda a conseguir espacios más tranquilos, serenos y libres de tensión. Elige blancos, grises y marrones para lograr una buena atmósfera. También funcionan los tonos pastel, siempre que sean claros y armonicen con el resto de la decoración.

El Dinamarca hygge es sinónimo de monocromía. Que todo tenga un mismo color o que se combinen varios pero sin destacar unos sobre otros. Es precisamente esta simplicidad visual la que ayuda a descansar y relajarse, sea en el dormitorio, en la sala de estar o fuera, en el jardín.


colores decoración hygge

Detalles que te hagan sentir bien

No recargues innecesariamente los espacios. La simplicidad se mide por los detalles, y un exceso de adornos o muebles, además de no estar en sintonía con la idea de decoración hygge, no hace sino cargar mentalmente a quien está allí.

Por eso, limítate a tener aquellas cosas que te aportan paz y bienestar. Esos recuerdos que llevan contigo tantos años, estén o no de moda, te llevan a pensar en los buenos momentos. Las fotos de familia, dibujos y notas que alguien especial te regaló una vez o ese cuadro que compraste solo por llevarte algo original de un viaje.

La lectura es muy importante para los daneses, razón por la que los libros tienen su espacio en este estilo. Tener lectura a mano define este pueblo y algunos se atreven a decir que es una de las claves por las que se considera al hygge la receta de la felicidad.

Ten un pequeño espacio donde dejar tus libros preferidos y disfrutar de esos pequeños momentos de relax en los que evadirte y vivir aventuras, descubrir misterios o aprender sobre alguna de tus aficiones. Una estantería de color blanco o un pequeño hueco junto al sofá son ejemplos muy claros de estilo hygge.

El vintage y el reciclaje pueden combinarse muy bien con esta decoración. Los muebles y objetos antiguos se heredan y colocan como elementos únicos y exclusivos. Prestar atención en este tipo de detalles harán que se respire un ambiente nórdico excepcional.

Hygge la felicidad en las pequeñas cosas

El hygge y su apuesta por la naturaleza

La madera es un material que no puede faltar nunca en una estancia decorada según el hygge danés. Se puede ver en el suelo, pero también en muebles hechos con troncos, como mesas o taburetes u otros algo más elaborados pero fabricados con madera natural. También en vigas de techo o encimeras de cocina encajan y le dan sentido.

hygge danes

Para combinar con esta, elige otros materiales extraídos dela naturaleza como la piel o la lana, el algodón y el lino para cortinas, alfombras, cojines, etc. Son esas cosas las que crean un ambiente acogedor y cálido, cuando te abrigas con una manta mientras ves una película en el sillón, lees un libro o disfrutas de un momento de soledad frente a la chimenea, mientras las llamas consumen la leña y hacen ese ruido tan característico.

Luz cálida y que envuelve

Al tratarse de un país en el que no hay muchas horas de luz, en Dinamarca las ventanas son grandes y las cortinas muy finas. Aunque la luz artificial es la que más se utiliza. En el hygge se prefiere una iluminación que envuelva y de calidez, como las bombillas led.

Las velas encendidas también se utilizan tanto para decorar como para iluminar espacios, siempre de color blanco y sin aromas. Y como no puede ser de otro modo, una chimenea encendida es lo mas hygge que se puede tener.


Luz cálida y que envuelve

El hygge y la decoración en Dinamarca

Aunque no se puede decir que todas las casas danesas sean un ejemplo de hygge, lo cierto es que en todas hay elementos de este estilo. En parte por necesidad y otras por un gusto colectivo, chimeneas, suelos de madera y libros se ven tanto en casas particulares como en oficinas y negocios. Se puede decir que hygge y Dinamarca son sinónimos, al igual que lo son el feng shui y Japón.

Los daneses tienen claro que se tiene que disfrutar tanto de la privacidad como de los momentos con amigos. Siempre buscando pequeños placeres aunque sean escasos y se puedan disfrutar en determinados momentos.

Un largo baño con espuma, una tarde pintando miniaturas o una sesión de lectura apasionante en el sillón. Siempre un rincón cómodo en el que poder abstraerse y desconectar por completo.

Algunos manuales de decoración como el libro hygge, la receta de la felicidad, destacan el gusto de los habitantes de Dinamarca por disfrutar de aquello que ya tienen en lugar de ir tras novedades. Una filosofía de vida que no solo se lleva a la decoración, sino a todos sus ámbitos.

Hygge decoración, felicidad en tu hogar

Pero esto no quiere decir que los daneses sean poco sociables. Al contrario, organizar reuniones con amigos es muy habitual en este país. Por ello, las casas siempre están preparadas para recibir visitas y disponer del ambiente adecuado para ello. A pesar de que algunas viviendas tienen un tamaño reducido, siempre hay sitio para alguien más.

Hygge la felicidad en las pequeñas cosas

En todo espacio decorado al estilo hygge tiene que haber alguna planta o flor. Pueden estar en un jarrón frente a la ventana, sobre una mesa o en un rincón donde llegue la luz. Pero no puede faltar un toque de verde en la habitación.

Tienes montones de opciones para elegir, ya que hay plantas de hoja verde resistentes para tener dentro de casa que puedes colgar, cultivar en macetas, tener en pequeños ecosistemas cerrados e incluso plantadas en acuarios. Además, cuidar de estos seres vivos te ayudará a relajarte y dejar a un lado las preocupaciones del día a día.

Como tienen muchos meses en los que apenas ven el sol y hace mucho frío, cuando aparece un rayo por la ventana los daneses aprovechan para salir al balcón.


El hygge y la decoración en Dinamarca

El hygge en terrazas y patios tiene una razón de ser y por ello es clave para decorar viviendas, aunque su espacio al aire libre sea muy pequeño. El aire libre y la luz del sol son muy beneficiosos y ayudan a estar en paz con nosotros mismos.

En ese conjunto de pequeñas cosas no pueden faltar momentos en los que no hacer nada. Unos minutos más en la cama, un capítulo más de tu libro favorito o dedicarte a mirar viejas fotos guardadas en una caja de cartón que tenías olvidada.

Dejando a un lado teléfonos, ordenadores y cualquier dispositivo conectado. Aprende a disfrutar de tu hygge decoración y esos ratos en blanco sin que por ello te sientas culpable. ¿Te animas a probarlo y compartir con tus amigos?